Como norma general la garantía de los videojuegos es de 30 días en caso de problemas de lectura.  De darse el caso y de no ser posible cambiar el mismo título el cliente puede optar por otro juego o la devolución del dinero una vez comprobada la falla.  En el caso de insumos accesorios u otros productos la garantía será de 60 días.